29
Oct

Redefiniendo las bases de un sistema global

Written on October 29, 2007 by Max Oliva in Development

J.Pozuelo-Monfort, MPA candidate at Columbia University
jpm.jpg
Durante el mes de Septiembre viví en una habitación muy pequeña en el Upper East Side de Nueva York, la zona residencial que queda al este de Central Park. Compartía lavabo, baño y ducha. Ahora escribo estas letras desde el apartamento del Upper West Side, la zona residencial que queda al oeste de Central Park, desde un amplio salón que mira hacia el luminoso sol del este. He descubierto el beneficio del espacio, la comodidad del baño único, la conveniencia de la cocina. No quiero volver a la pequeña habitación del Upper East Side.
El pasado Sábado compre un juego de tres altavoces Logitech que utilice para conectar el reproductor de música mp3, con el fin de tener música ambiental en la fiesta de bienvenida del apartamento del Sábado noche. Gracias a la acertada compra hoy disfruto de la música de REM mientras que realizo el forzoso afeitado en el baño único al que hice referencia en el primer párrafo. He redescubierto la música ambiental, no quiero volver a prescindir de ella.
Piense en todas esas cosas maravillosas, en todas esas buenas ideas que ha ido descubriendo en la vida, en el momento que se enamoro, en el momento que decidió compartir su vida con su pareja, en el momento que tuvo hijos. Piense en todas esas cosas maravillosas de las que disponemos en el mundo industrializado, en el estado de derecho, en el estado del bienestar, en la estabilidad macroeconómica, en la ausencia de hiperinflación, en la disminución de la corrupción, en el conservadurismo fiscal y los deberes bien hechos a nivel de finanzas públicas. A nivel de estado-nación una vez que descubrimos los beneficios de un régimen democrático y una economía capitalista, difícilmente querremos volver a tiempos atrás en los que carecíamos de libertad o utilizábamos cartillas de racionamiento para poder adquirir la cesta básica de alimentos.


A lo largo de la historia el ser humano ha sido capaz de mirar hacia adelante, de adelantarse a su tiempo, de proponer, de establecer pautas a seguir en tiempos venideros, de ser valiente y aventurarse en la definición de los derechos humanos, en la construcción de la Unión Europea, en el establecimiento de un Plan Marshall de postguerra, en la creación de las Instituciones Financieras Internacionales. Toda esa innovación llego hace 50 anos. En los últimos 50 anos el mundo no ha avanzado de la forma que se esperaría. Hemos sido incapaz de aventurarnos en un nuevo orden que respete el medioambiente, al ser humano, que asegure un estado del bienestar global, una redistribución global entre ricos y pobres, que cree un fondo global que garantice la provisión de alimentos a los hambrientos, la provisión de servicios médicos a los enfermos, que provea de asistencia de emergencia en caso de catástrofe natural o humanitaria.
Es hora de comenzar a redefinir como queremos que sea el nuevo orden mundial de este siglo veintiuno. Como mi apartamento del Upper West Side. Como la música ambiental que me permite escuchar a REM mientras que realizo el forzoso afeitado. Como su enamorada, como sus hijos, como el estado de derecho y de bienestar. Necesitamos de la ilusión venidera, que nos permita levantarnos con el optimismo de saber que el mundo en el que vivirán nuestros pequeños será un mundo mejor que el de hoy, con menos pobreza, con menos desigualdad, con menos polución.
Es hora de comenzar a redefinir. Es hora.

Comments

No comments yet.

Leave a Comment

*

We use both our own and third-party cookies to enhance our services and to offer you the content that most suits your preferences by analysing your browsing habits. Your continued use of the site means that you accept these cookies. You may change your settings and obtain more information here. Accept