22
Oct

El coche de caballo de Central Park

Written on October 22, 2007 by Max Oliva in Development

J.Pozuelo-Monfort, MPA candidate at Columbia University
jpm.jpg
Últimamente no se si mi imaginación se dispara, o si Central Park es un lugar que encierra tanta fantasía que puedo dejar de ir al cine de Hollywood en lo sucesivo. Caminaba a paso rápido como denominamos los lentos corredores a nuestro cansino avanzar, cuando contemple otra vez a uno de entre tantos coches de caballo que atraviesan Central Park a unas horas oscuras y según algunos peligrosas en los que el tráfico no puede atravesar el pulmón neoyorquino.
Contemplando ese coche de caballo en mi paso rápido, observo las tres piezas de las que consta el coche de caballo que además encajan a la perfección: el caballo, el chofer y los paseantes, y no puedo dejar de establecer símiles y analogías para con el capitalismo actual. Es ese coche de caballo que recorre las carreteras que atraviesan Central Park el actual sistema capitalista, que camina por infraestructuras creadas en el pasado, en los años de postguerra de Bretton Woods. Por esas infraestructuras anticuadas, endebles y pasadas de moda, camina el capitalismo actual, cual coche de caballo.
El caballo representa a la clase obrera, que no tiene ni voz ni voto y se limita a seguir las órdenes de los managers formados en prestigiosas escuelas de negocio. Los managers representan el papel de chofer, que sabe como hacer arrancar y parar al caballo y lo guía por las sendas del capitalismo construidas por nuestros antepasados, esas infraestructuras a las que hacia mención con anterioridad. Por ultimo las rentas de capital se apoltronan en el coche de caballo cual paseantes, indicando al chofer hacia donde dirigir el caballo, unas rentas de capital que se saben con el privilegio de poder montar en el coche de caballo y dirigirlo en función de sus necesidades a un sitio u otro, sin que importe más o menos el destino final, pues lo importante es disfrutar en vida de ese paseo liviano por unas infraestructuras construidas y diseñadas desde el pasado que han pasado de moda, que se antojan obsoletas, que requieren de una redefinición, de una remodelación, o de una destrucción y nueva construcción, pues la infraestructura básica se conforma en esqueleto de una sociedad que necesita de unas estructuras sólidas y robustas para seguir caminando en un mundo de retos del siglo veintiuno.
Cambiemos la infraestructura para crear nuevos caminos por los que el coche de caballo pueda deambular. Incorporemos al caballo, al chofer y a los paseantes a la discusión, al debate, pues nadie es más capaz que nadie, pues nadie es más necesario o culpable que nadie, pues el coche de caballo es un engranaje que necesita del caballo, del chofer y de los paseantes para tener razón de ser.

Comments

No comments yet.

Leave a Comment

*

We use both our own and third-party cookies to enhance our services and to offer you the content that most suits your preferences by analysing your browsing habits. Your continued use of the site means that you accept these cookies. You may change your settings and obtain more information here. Accept