10
Sep

La economia del siglo veintiuno

Written on September 10, 2007 by Max Oliva in Development

J.Pozuelo-Monfort, MPA candidate at Columbia University
Jaime PM.jpg
En un caluroso día de Septiembre en Manhattan, con índices de humedad característicos del mes de Agosto y con la ciudad repleta de ‘cabs’ amarillos tras la conclusión de la huelga de taxis, decidí pasear desde el Upper East Side hacia el Upper West Side con el libro Macroeconomics de Paul Samuelson debajo del brazo.
Paul Samuelson, uno de los padres de la economía moderna y prolífico autor de artículos de investigación y libros didácticos sobre la materia, es firme defensor y creador de la teoría económica que debe sus orígenes al crecimiento de la economía estadounidense del siglo veinte.
Tras varias paradas tácticas en diferentes puntos del Upper West Side, y cuando transcurrían cien paginas de lectura del entretenido libro económico, decidí sentarme en el Parque Theodore Roosevelt, que hace honor al ex presidente norteamericano que gobernó el país en los primeros anos del siglo veinte. Para mi sorpresa al levantar la mirada observo un monumento que conmemora a los premios Nobel norteamericanos, entre los que esta Paul Samuelson, premio Nobel de economía en 1970. Un Samuelson que en sus ratos libres da clase de economía en la Universidad de Nueva York.
Todo son interrelaciones en este mundo globalizado del siglo veintiuno. De un estudiante extranjero que pasea por Nueva York con el libro de Samuelson debajo del brazo, a un monumento que hace mención a Samuelson en calidad de premio Nobel, a una ciudad en la que Samuelson da clase. Nuestras acciones tienen un impacto en el día a día de esta sociedad interconectada, en la que las acciones de cada cual ya no son independientes del resto de la sociedad.
La economía del siglo veinte que Samuelson ayudo a teorizar y promover, no es la economía del siglo veintiuno. En los prolegómenos de la sociedad globalizada de la información, la difusión casi inmediata de las noticias debe permitir que el consumidor tome decisiones que penalicen a aquellas empresas que no operen de forma ética, debe permitir que el inversor no adquiera participaciones en fondos que invierten en empresas que no operan de forma ética.
Es una nueva sociedad llena de retos, y de oportunidades.

Comments

No comments yet.

Leave a Comment

*

We use both our own and third-party cookies to enhance our services and to offer you the content that most suits your preferences by analysing your browsing habits. Your continued use of the site means that you accept these cookies. You may change your settings and obtain more information here. Accept