30
Jan

Buscando el consenso de Washington (2)

Written on January 30, 2008 by Max Oliva in Uncategorized

J.Pozuelo-Monfort, MPA candidate at Columbia University
jpm.jpg
Es la universidad de Georgetown una universidad jesuita de prestigio internacional en materia de derecho, relaciones internacionales y política. A la misma he llegado tras almorzar con Raymond Baker, quien se apresuraba tras concluir nuestra cita para encontrarse con un Senador demócrata con la intención de continuar persuadiendo a la clase política de la necesidad de introducir políticas que impidan el flujo de dinero negro e ilegal desde África hacia Estados Unidos y Europa.
En la clase sobre filosofía legal internacional el Profesor Arend presenta a un grupo de jóvenes norteamericanos que atienden con atención una clase magistral sobre el origen del derecho desde un punto de vista de la ley natural. La legislación, como tantas otras cosas, ha sido escrita por el ser humano en base a experiencias pasadas que motivan y condicionan la realidad actual de este mundo globalizado del siglo veintiuno.
La clase magistral del Profesor Arend, quien viste camisa rosa de raya vertical y corbata de cuadros complementada con tirantes, me hace pensar en la arquitectura financiera internacional que se ha ido determinando con el paso del tiempo tras la creación del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, que visito mañana viernes. La complejidad de la arquitectura financiera internacional incluye numerosas excepciones que como Raymond Baker bien sabe permiten a los ricos del mundo pobre enviar remesas millonarias a unas necesitadas cuentas bancarias en sitios como Suiza o Reino Unido, frecuentemente a través de paraísos fiscales que sirven de despiste, un despiste cobarde, un despiste miserable, deleznable, que nos impide asegurar que el dinero que nos llega a Occidente es dinero limpio, ganado con el sudor de la frente y no a expensas de los frecuentemente desamparados del mundo pobre.


Hoy he buscado el consenso de Washington en una capital nevada, protegiéndome con el paraguas de medio metro que suelo llevar encima. No lo he encontrado. No he encontrado un consenso que no existe, un consenso artificial por el que no han preguntado al ciudadano de a pie. No hay consenso en Washington. No hay consenso sobre temas tan cruciales para el futuro de la humanidad como la legislación sobre blanqueo de capitales. Un mundo en el que los poderosos no son capaces de operar de acuerdo a unas reglas del juego limpias, es un mundo donde seguimos oprimiendo al pobre y desamparado con nuestras herramientas presuntamente de mercado, un mercado que funciona según y cuando nos interesa.
Quizás encuentre mañana un consenso desaparecido, escondido bajo la nieve, un pseudo consenso disfrazado de bondad. No se si existe el consenso de Washington. Hoy no lo encontré.

Comments

No comments yet.

Leave a Comment

*

We use both our own and third-party cookies to enhance our services and to offer you the content that most suits your preferences by analysing your browsing habits. Your continued use of the site means that you accept these cookies. You may change your settings and obtain more information here. Accept