8
Jan

Trampas de amistad, familia y amor

Written on January 8, 2008 by Max Oliva in Development

J.Pozuelo-Monfort, MPA candidate at Columbia University
jpm.jpg
Solemos decir de aquellos países que quedaron atrapados en un agujero sin salida que les impide crecer y desarrollarse económicamente que están inmersos en una trampa de pobreza o poverty trap como se denomina en la terminología económica. Las trampas no solo son de pobreza, son de pobreza, amistad, familia y amor.
La familia nos condiciona ideológicamente y nos hace comulgar con opiniones dispares para agradar, pues es más fácil coincidir artificialmente que discutir constructivamente, pues es más difícil buscar el consenso breve que la discusión prolongada, en unas fiestas que reúnen a unos y otros durante unos cuantos días. Lo mismo ocurre con amigos a los que estimamos y no queremos perder. En el miedo a discrepar creamos una consonancia artificial que a menudo nos obliga a quedarnos en ideas descafeinadas del siglo anterior.
Creo que vivo en un mundo lleno de trampas de amistad, familia y amor. El mundo industrializado prefiere ser oveja de rebano antes que ser revolucionario al que se pueda etiquetar de radical. Pero con ideas del pasado no resolveremos los problemas de la actualidad que son problemas del presente y del futuro. Pero con ideas enraizadas en la generación de postguerra no conseguiremos ir más allá y sugerir una nueva concepción de mundo que busque la equidad y justicia globales sin miedo, sin miedo a obtener el rechazo de algunos que no quieren cambiar por miedo o por creer que perderán sus intereses morales o materiales.


Discuto con aquellos que quieren escuchar y construyo un discurso viable que permite avanzar en un mundo lleno de problemas y necesitado de nuevas ideas. Construyo con aquellos que quieren discutir y establezco líneas de argumentación factibles, posibles, que pueden ser y serán. Quiero levantarme en un mundo de ilusión que acepta el riesgo porque el riesgo es necesario, porque sin riesgo no hay cambio, porque sin cambio nos anquilosamos en los problemas del pasado que han azotado y azotan a un mundo que quiere y no puede ser mundo del siglo veintiuno.
Esas trampas de amigos, familia y amor nos bloquean y nos hacen ser personas que no queremos ser, nos introducen en un traje de fuerza que nos moldea antes de darnos un respiro para entender que el abanico de opciones es mucho mayor de ese del que nos hablan nuestros políticos, nuestros mayores. Deja rienda suelta a tu imaginación y determina como te gustaría que fuera el mundo sin necesidad de ponerte un disfraz que oculte tu verdadero sentir, tu verdadero querer. Se libre.

Comments

No comments yet.

Leave a Comment

*

We use both our own and third-party cookies to enhance our services and to offer you the content that most suits your preferences by analysing your browsing habits. Your continued use of the site means that you accept these cookies. You may change your settings and obtain more information here. Accept