14
Dec

Reflexiones sobre el cambio

Written on December 14, 2007 by Max Oliva in Development

J.Pozuelo-Monfort, MPA candidate at Columbia University
jpm.jpg
Algunos hablan de los grandes avances del hombre en las ciencias o la medicina y los comparan con su propia incapacidad de vivir y convivir, con su propia incapacidad de resolver problemas de tanta importancia y calibre como la desigualdad o el hambre, mucho menos complejos de entender que los sofisticados avances técnicos y tecnológicos.
Hoy he asistido a la presentación a la prensa de un nuevo portal en el que participo presentando un programa de difusión financiera para la población latina en Estados Unidos. El portal es innovador a la vez que futurista e integra y fusiona las últimas tecnologías de Internet en un proyecto que se adelanta a su propio tiempo proponiendo un revolucionario escritorio portátil que integra entre otros, video y telefonía por Internet.
Asistiendo a la mencionada presentación no podía dejar de pensar lo fácil que es ponerse de acuerdo y alcanzar consenso cuando las partes involucradas en el proyecto en cuestión ganan, monetariamente hablando. Es fácil integrar y ponerse de acuerdo cuando existe un retorno económico claro. Desde el inversor inicial hasta el anunciante final, nos congratulamos y nos ponemos de acuerdo con facilidad.
Sin embargo si el retorno es social y no monetario el consenso es cuasi inalcanzable, porque desde que somos pequeños se nos inculca la búsqueda del retorno monetario y la ganancia económica. No nos interesamos de este modo por el retorno social, por el retorno ético, que no nos proporcionaría ingresos adicionales, pero supondría que millones de personas vivieran mejor, con mayor estabilidad, con menos pobreza, con mas oportunidades.


En este inexplicable dilema me sigo moviendo en la ciudad de los rascacielos, que yuxtapone intereses diversos y los integra si existe un horizonte claro de beneficio económico. Llevo tanto tiempo pensando por que el ser humano no se pone de acuerdo en lo mas básico, para solucionar problemas tan acuciantes que amenazan la propia existencia del planeta y del ser humano. Este sistema egoísta, individualista denominado capitalismo extremo, que se mira el ombligo y supedita la búsqueda del bienestar personal a expensas del bienestar mutuo, es un sistema cruel, injusto, que no perdurara en el tiempo porque genera desequilibrios inestables incapaces de ser mantenidos en una sociedad de extremos que debe reventar la falsa impresión de solidaridad desde el primer mundo para con el mundo pobre.
Somos capaces de mucho más en lo social. Y en ese esfuerzo me encuentro, procurando entender como entregar el mensaje, un mensaje de cambio sostenible que nos lleve a proponer medidas factibles que permitan la construcción y provisión de infraestructura básica en el mundo pobre, que permita al desamparado convertirse en económicamente autosuficiente.

Comments

No comments yet.

Leave a Comment

*

We use both our own and third-party cookies to enhance our services and to offer you the content that most suits your preferences by analysing your browsing habits. Your continued use of the site means that you accept these cookies. You may change your settings and obtain more information here. Accept