8
Oct

De camino a Chicago

Written on October 8, 2007 by Max Oliva in Development

J.Pozuelo-Monfort, MPA candidate at Columbia University
jpm.jpg
Esta mañana he cogido el avión para Chicago donde veo a Hector, aspirante a doctor en economía e integrante de 5spaniards. Me sorprende ver como en el día a día y en lo cotidiano la justicia no se respeta. Esperando al autobús M60 que me lleva al aeropuerto de La Guardia, observo primero como el conductor nos manda a la segunda parada a mí y a otras dos chicas cargadas con maletas. Menos mal que hace buen día en este Nueva York otoñal. Esperando en la segunda parada del autobús, veo como personas que han llegado mas tarde deciden adelantarse y entran en el autobús antes que yo y las chicas cargadas con maletas. No importa, me digo, hay sitio de sobra. Pero a veces no lo hay.
A los 45 minutos de montarme en el autobús M60 llego al aeropuerto de La Guardia, terminal central, donde supongo que sale el vuelo de American Airlines desde el que escribo estas líneas sentado en el asiento 27D al lado de un pasillo por el que veo pasar personas en su camino al desahogo. En la zona de check-in observo que se forman tres colas en lugar de una, y que yo elijo, por azares de ese destino llamado vida, la mas lenta. De nuevo, y en el transcurso de apenas una hora, vuelvo a ser victima de un sistema mal estructurado, que no es justo y que premia a aquellos que llegan mas tarde.
Veo la injusticia tal y como la entendemos en Occidente en situaciones cotidianas de la vida. Veo la injusticia continuamente a mi alrededor, y me pregunto el por que de los paradigmas de la teoría económica, que afirma que hemos alcanzado un equilibrio estable cuando no podemos incrementar el bienestar de una persona a costa de empeorar el de los demás, un equilibro que suele denominarse de Pareto o de Nash.
No quiero poner en duda la validez de la teoría económica, basada en el algebra y el calculo. Pongo en duda que su validez se pueda aplicar a raja tabla a la realidad humana. Estos equilibrios no se respetan en el día a día, en esas colas que formamos continuamente y que deberían ser únicas, como aprendí en la asignatura de ‘teoría de colas’ en la década de los noventa cuando cursaba Ingeniería de Telecomunicación en Madrid.
La relación entre las pequeñas injusticias y los grandes equilibrios macroeconómicos es clara. El día que esas injusticias cotidianas desaparezcan, yo centrare mis esfuerzos en conseguir que los equilibrios macroeconómicos se cumplan. Pero ese día está todavía muy lejos y hay mucho por hacer para que todos tengan una oportunidad de acceder a un sistema redistributivo global que garantice el acceso universal a agua potable, saneamiento, cobertura medica y educación.
Hay mucho por hacer.

Comments

No comments yet.

Leave a Comment

*

We use both our own and third-party cookies to enhance our services and to offer you the content that most suits your preferences by analysing your browsing habits. Your continued use of the site means that you accept these cookies. You may change your settings and obtain more information here. Accept