1
Oct

En un día cualquiera

Written on October 1, 2007 by Max Oliva in Development

J.Pozuelo-Monfort, MPA candidate at Columbia University
jpm.jpg
Es un día cualquiera en esta ciudad que no duerme y entremezclo pensamientos y sensaciones en un intervalo de tiempo que nos traslada de un mes a otro. Escribo antes de irme a dormir para que en la mañana española puedan leer estas letras tomando el desayuno, cualquiera que este sea. Mi análisis nocturno versa sobre el acceso universal a los servicios básicos a ambos lados del océano, en ambos hemisferios.
Sin ir mas lejos encontramos a uno de cada seis estadounidenses sin cobertura medica, en el país de la OCDE que mas gasta en servicios médicos en proporción de su producto interior bruto. Una carencia de servicio que a mí, en particular, me recuerda que hay todavía mucho por hacer, por los desahuciados de este mundo que no tienen acceso a unos servicios básicos que garanticen una mínima dignidad de vida.
Ver la ausencia de cobertura sanitaria me hace pensar en la economía sumergida, en esas personas que salen adelante gracias a la ilegalidad de su situación. Pienso en el chico del reparto que maneja su bicicleta en sentido contrario al trafico por Park Avenue, y en su posible carencia de cobertura sanitaria, que seria de el si tuviese un percance al mando de su bicicleta.
La infraestructura básica es necesaria para arrancar. En el mundo rico damos por hecho el acceso a la electricidad, al agua potable, a la seguridad ciudadana, y como no a la educación y a la cobertura sanitaria. Piensen por un momento que seria de nosotros sin la infraestructura básica que nos permite operar en una economía organizada, para seguir creciendo al cuatro por cien y prosperando. Que seria de nosotros sin esta infraestructura básica, que nos permite seguir adelante y mejorar nuestro nivel de vida.


Ahora piensen en el mundo en vías de desarrollo, que por circunstancias complejas que únicamente unos pocos aciertan a entender, ha llegado a una situación insostenible en la que carecen de lo más básico, sin lo que a menudo es quasi imposible salir adelante. Sin infraestructura básica se entra en un círculo vicioso de falta de agua potable, enfermedad, incapacidad de tratamiento, y muerte. Esta noche paseaba por Central Park y veía una preciosa luna amarillenta que se escondía entre el ultimo de los edificios que cierra la skyline al este del parque. Una luna que todos contemplamos seamos de una u otra condición. Un bien publico, universal, al alcance de todos y cada uno.
Las grandes ideas son simples en su concepción. Proveer de servicios básicos al mundo en vías de desarrollo no es un sueño imposible. Facilitar el acceso al agua potable, a la educación y a la sanidad a los cientos de millones de personas que carecen de ella, no es algo inalcanzable. Únicamente cuando seamos capaces de proveer de infraestructura básica a sociedades hundidas en la absoluta miseria, veremos como esas sociedades comienzan a caminar.
He creído en una sociedad sostenible. Creo que creeré en un cambio de timón en los planteamientos actuales de la sociedad capitalista, que quiere y no puede avanzar. Pero la realidad es que el momento actual me llena de incertidumbre, me confunde, pues no decimos lo que pensamos, pues no actuamos como decimos, pues somos borregos de una economía de mercado que impone gustos y modas, que nos hipnotiza al son de la trompeta cual flautista de Hamelin, y nos lleva, nos conduce, nos transforma en lo que una vez no fuimos, y siempre seguiremos siendo.

Comments

No comments yet.

Leave a Comment

*

We use both our own and third-party cookies to enhance our services and to offer you the content that most suits your preferences by analysing your browsing habits. Your continued use of the site means that you accept these cookies. You may change your settings and obtain more information here. Accept