10
Apr

Redefiniendo las bases del Capitalismo

Written on April 10, 2007 by Max Oliva in Development

J.Pozuelo-Monfort, MSc candidate in economic development at LSE
Jaime PM.jpg
Publicado en Finanzas.com
El mundo actual es un mundo desigual. Es un mundo desigual en el que las principales potencias económicas han creado un sistema capitalista a lo largo de los últimos dos siglos que se ha convertido, tras la caída del comunismo, en la única referencia económica con la que la democracia es capaz de convivir.
Un sistema, el capitalista, que ha acentuado el papel del mercado y de las teorías neoliberales y poco intervencionistas de la escuela económica de Chicago desde la crisis de los tipos de cambio en 1971 y la llegada al poder de Thatcher y Reagan a finales de los 70 y comienzos de los 80.
Unas teorías, las de mercado, que abogan por un estado poco intervencionista y afirman que las ineficiencias del mercado tenderán a corregirse si se eliminan las barreras a la inversión a corto plazo y especulativa, y los aranceles al comercio.
Este sistema que Occidente se ha encargado de construir a diestro y siniestro, es un sistema que funciona de forma parcial y únicamente para unos pocos. Los fallos de mercado son, en el fondo, fallos en las bases del capitalismo que hacen que una economía funcione. Son fallos en los mecanismos que permiten que una sociedad salga adelante, que permiten que un individuo se esfuerce porque existe una relación directa entre esfuerzo y rendimiento social.
Este sistema que Occidente se ha encargado de construir a diestro y siniestro, es un sistema que las economías en vías de desarrollo tienen que introducir paulatinamente. Es un sistema que adolece si no se establecen las bases que permitan su operativa. Pensemos en historias de éxito como Corea del Sur o China, en las que la introducción de las teorías económicas que rigen el capitalismo fue paulatina y controlada, con el establecimiento previo de infraestructuras e instituciones. Pensemos en historias que fracasaron como la introducción súbita del sistema capitalista en Rusia tras el colapso del comunismo, una Rusia anti-democrática y promotora de políticas populistas en las que unos cuantos zares del capitalismo aprovecharon la oportunidad de enriquecerse con la rápida y desorganizada privatización de las joyas de la corona del comunismo soviético.
Un sistema, por último, que Occidente se ha encargado de construir y que tiene, entre sus reglas, numerosas excepciones escritas con letra pequeña por y para Occidente. Un juego cuyas reglas han sido escritas para nuestro propio beneficio. Imponemos la eliminación de aranceles, pero somos incapaces de eliminar nuestros propios aranceles a la importación de productos agrícolas de países en vías de desarrollo. Abogamos por la libertad de movimiento de capitales, pero somos incapaces de eliminar los paraísos fiscales, causantes de la huída masiva de capitales desde países del tercer mundo. Ensalzamos a la corporación multinacional del siglo XXI y somos incapaces de establecer un sistema de seguimiento de sus operaciones para que una multinacional no ejerza un poder tristemente asimétrico en su propio beneficio, imponiendo condiciones de trabajo deplorables en mercados tercermundistas, condiciones que en Occidente serían inadmisibles.
Un nuevo sistema capitalista es un sistema basado en los principios éticos de sostenibilidad y gestión. Un nuevo sistema en el que se somete a la gran multinacional a un escrupuloso análisis de sus operaciones para informar al consumidor de su compromiso con políticas éticas de gestión. Un nuevo sistema en el que el consumidor es capaz de descartar un producto o servicio en función de la calificación ética del fabricante o proveedor del mismo.
Una crítica constructiva a un sistema que ha permitido que Occidente alcance un estado del bienestar impensable tras la conclusión de la Segunda Guerra Mundial.

Comments

Pablo Delgado April 16, 2007 - 11:12 pm

Estoy totalmente de acuerdo con tus palabras.
Sin embargo, las nuevas tecnologías están favoreciendo la formación de comunidades denominadas wiki donde la información se gesta de un modo colaborativo. Del mismo modo ocurre con el software libre.
Ante estas revoluciones que se están forjando en torno a la red, se está escribiendo sobre un nuevo sistema económico. El nombre que recibe es el de gift economy.
Este nuevo modelo económico dará mucho que hablar en temas de CRS.

Leave a Comment

*

We use both our own and third-party cookies to enhance our services and to offer you the content that most suits your preferences by analysing your browsing habits. Your continued use of the site means that you accept these cookies. You may change your settings and obtain more information here. Accept